fbpx
Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

Refugio del Arte, Historias de emprendimiento

Tiempo de lectura: 4 minutos

Refugio del Arte es un novedoso emprendimiento dedicado a ofrecer material educativo de tipo artístico a estudiantes de primaria, más específicamente mediante cuentos ilustrados y música de forma digital. Fue fundado en Cajicá, Cundinamarca por Carlos Carrasco y María Rivera, una pareja de esposos que encontraron en el arte la forma de tener su propio negocio y generar sus propios recursos.

Carlos estudió artes musicales, María por su parte, es abogada con posgrado en propiedad intelectual. Su idea de negocio inició en el 2019, cuando produjeron el primer cuento y la primera canción, pero se vio impulsada en el 2020 gracias a una convocatoria que ganaron del Fondo Emprender del SENA, con la que obtuvieron un capital semilla.

Actualmente se encuentran en etapa preoperativa y se preparan para el el lanzamiento al público de su sitio web, y con este, el lanzamiento de su primer cuento y canción. Refugio del Arte es cliente de mi.com.co, teniendo sus servicios de dominio y correo con nosotros.

¿Cómo conocieron de mi.com.co?

María: “pues mira, creo que fue a través de la cámara de comercio, porque ustedes envían a las empresas alguna publicidad, entonces en el momento en el que nosotros ya teníamos que adquirir el dominio, pues estuvimos buscando diferentes opciones y encontramos la opción que ustedes ofrecían, recordándola desde los correos que habíamos recibido de publicidad, y pues haciendo comparaciones de precios y facilidades optamos por ustedes”

¿Qué los motivó a emprender con Refugio del Arte?

Carlos: “tengo una historia previa, y es que a partir de unos videos educativos de flauta dulce que subí en youtube, el Ministerio de Cultura me buscó y me contrató para hacer la parte de flauta dulce de su plataforma “viajeros del pentagrama” entonces tuve diseñar las clases y crear música, hacer composiciones musicales… Entonces eso me dio una experiencia y una confianza, como de creer en mí mismo, porque era una cosa que nunca había hecho antes, nunca me habían propuesto componer música ni nada de eso, y ahí me di cuenta que lo podía hacer.

Esa fue una época de mi vida muy satisfactoria porque era un trabajo muy agradable de hacer y fue muy reconocido, las personas en el ministerio lo apreciaron realmente. Entonces digamos que eso me dio pie para pensar “bueno, que rico estar haciendo composiciones, y algo que sea nuestro, que quede para usufructo nuestro, para el bien del público, pero que seamos nosotros los que estemos al frente de la administración de esos materiales”

Entonces de ahí empezó a gestarse la idea, pero pues, la mantuve en secreto personal hasta finales de 2019, cuando fui informado de que al siguiente año ya no iba a seguir trabajando en el colegio en el que estaba, y pues veía que iba a ser muy difícil laborar en alguna cosa, a medida que uno va ganando años, va ganando experiencia y va perdiendo oportunidades de empleo, entonces, pues bueno le propuse a mi esposita que si hacíamos esto, y nos lanzamos.”

¿Te gustaría que tu historia de emprendimiento también sea contada? ¡Déjanos tus datos aquí y lo haremos realidad!

Logo de Refugio del Arte

¿Cuándo fue ese primer momento en el que surgió la idea pero se la guardó?

Carlos: “Eso fue en el 2018, tuve ese contrato con el Ministerio de Cultura, y me di cuenta que estaba dentro de mis capacidades y que podía hacer cosas que tuvieran aceptación, entonces como un poquito más de un año después estábamos lanzándonos a hacerlo, a concretar esa idea.”

¿Hasta este punto ha valido la pena?

Carlos: “Todo, completamente, completamente, o sea todo lo que hemos hecho es muy satisfactorio, brindar al público algo que uno ha hecho, da miedo, pero es muy satisfactorio, da miedo porque el público es cruel, el público no tiene en cuenta qué tanto tiempo se ha trabajado, qué tan duro es hacer las cosas, el público exige calidad, el público exige inmediatez, a eso he estado acostumbrado desde hace mucho tiempo.

Nosotros nos vamos a someter a eso, pues estamos haciendo algo que creemos que es de calidad, de pronto no tiene la calidad de Hollywood, la calidad de los miles de millones de dólares, porque es imposible que la tenga, porque no tenemos esos miles de millones de dólares, tenemos una calidad casera.

Lo que vamos a presentar ha sido hecho aquí en la casa con nuestros recursos familiares y con los recursos que el fondo emprender nos ha dado, ya tenemos equipo y software con qué trabajar, pero cada cosita que hacemos la hacemos en detalle y lo mejor que podemos, y es una satisfacción enorme, increíblemente satisfactorio, vamos a ver el público qué dice.”

¿Cómo ha sido la experiencia con los servicios de mi.com.co?

María: “Pues lo que hemos hecho hasta ahora ha sido muy poquito, fue la adquisición del dominio y de los correos institucionales iniciales que vamos a manejar, pero todo el proceso de adquisición y todo eso fue bastante sencillo, por ahí tuve yo una pequeña dificultad más por ignorancia que por otra cosa, pero pues hasta ahora muy positivo.”

Con Refugio del Arte, Carlos y María esperan no solo llegar a estudiantes de primaria, sino también con el tiempo a niños de jardín, adolescentes y adultos de la tercera edad. Sin duda este es un ejemplo más de que si es posible emprender con ideas innovadoras y tener éxito.